“DON PERFECT@” EL PELIGRO DEL PERFECCIONISMO Y COMO COMBATIRLO:

Mira, ahí va DON PERFECT@…. Aunque no te lo creas, ser perfecto no es nada divertido. En la mayoría de los casos te va a hacer sufrir, y no vas a lograr la tan deseada felicidad. Esto es así porque, en la realidad de la vida, las cosas no suelen ser nunca perfectas, de modo que puede incomodarte tremendamente vivir en un mundo no perfecto (bajo tu prisma) y para colmo en continuo cambio. Esto hace que estés continuamente rumiando ideas irracionales que pueden afectar realmente tu autoestima.

Por otro lado, las personas altamente perfeccionistas viven en un continuo de estrés y ansiedad, pues han detener todo bajo control para que todo este siempre perfecto. Labor sin duda agotadora y poco excitante.

Te invito a que descubras el mundo interior de las personas altamente perfeccionistas, las consecuencias que conlleva, y como podemos ir ganando la batalla a esta peculiaridad de algunas personalidades.

La paradoja es que además ser perfecto es algo muy bien visto, sin embargo, el precio a pagar y el sufrimiento que conlleva no es nada agradable para quien vive con estos estándares en todas las áreas de su vida. Te invito a que descubras más de este tema en este artículo.

Aunque puede que no lo parezca, la búsqueda de la excelencia continua, puede ser una auténtica pesadilla en nuestras vidas.

Sí que es cierto que el afán de superación y la búsqueda de lo siempre bien hecho, son valores y características que nos hacen avanzar en distintas áreas de la vida, pero mucho cuidado, llevado al extremo y mal gestionado puede convertirse en una pesadilla produciendo un gran estrés emocional negativo y perjudicial para el avance que nos lleve incluso a la parálisis, pues “nunca está suficientemente bien”.

Socialmente, además está muy admitido y bien visto el hacer las cosas bien y si es a la primera mucho mejor; de otro modo se suple con esfuerzo y más trabajo.

Pero cuidado, llevado al extremo, puede ser algo muy limitante, paralizante e incluso estar presente en muchos trastornos (ansiedad, depresión, alimentación, trastornos obsesivos compulsivos…)

El exceso de perfeccionismo puede llevarte a proponerte objetivos o metas no realistas o difíciles de lograr, e incluso puede provocar que no tomes decisiones por miedo a equivocarte o a que no esté perfecto. Esto hace no avanzar siendo angustiosamente limitante y no poder tomar decisiones.

Uno puede terminar en un círculo sin salida: si no está perfecto no sigo, y cuando he logrado este bien, ahora ha de estar de nuevo mejor… y así sucesivamente.

El perfeccionismo puede ser ventajoso en ciertas áreas de la vida, pero si es desmedido, tarde o temprano va a causar problemas incluso en el área social, ya que nuestras relaciones se verán afectadas y deterioradas porque la persona que inconscientemente exige, acaba pidiendo a los demás tanto como se pide a si mismo, y puede ser que estos estándares no sean satisfactorios para quienes les rodea.

Además, hay un tema de control del entorno, pues estas personas “Don Perfecto” se sienten bien en la zona que dominan, fuera de la cual, se sienten incómodos.

Si fuésemos absolutamente perfectos no tendríamos nada que hacer, ni nada que aprender, ni nada que mejorar, ni nada que avanzar y como consecuencia no lograríamos ni satisfacción y gozo cuando alcanzásemos nuestros objetivos.

El modo de combatir esto es en marcarse un objetivo menos exigente y demandante, de modo que además nos permita disfrutar y relajarnos. Hay que cambiar la creencia de que lo perfecto es lo único admitido y de que el error es un fracaso (pues no lo es).

Os muestro cuales son las peculiaridades de las personas perfeccionistas y DON PERFECTO:

REPITE LAS COSAS: repite sin cesar una y otra vez, hasta que logra la perfección absoluta y total.

SUELE SER EXTREMISTA: suele pensar en términos absolutos y extremos: todo o nada, siempre o nunca, blanco o negro…

SUELE SER MUY CRÍTICO: nunca está satisfecho y siempre va a buscar donde sigue sin estar bien del todo.

AUMENTA SU ANSIEDAD: si algo no es perfecto.

TEME EQUIVOCARSE: al temer no hacerlo bien, no toma ningún riesgo. De modo que disminuye su capacidad de creatividad y aprendizaje.

SUELE SER INDECISO: “don perfecto” suele ser alguien indeciso, y casi siempre está preocupado porque cree que podría haber hecho las cosas aun mejor

TIENDE A AISLARSE: puede buscar la soledad, como alternativa al miedo, a ser valorado negativamente.

SUELEN SER CONTROLONAS: para que nada escape de su zona de dominio, la zona que controlan y no salen de ahí, es la zona de confort y donde se sienten seguros. Fuera de ahí no se sienten bien.

Como podemos observar, en ocasiones, este tipo de actitud ante la vida, puede resultar francamente agotador y además ser fuente de infelicidad, ya que nunca las cosas son como queremos y tampoco todo está estático, sino en continuo cambio.

¿QUÉ PODEMOS HACER ENTONCES PARA PODER SER MENOS CONTROLONES?

BAJAR EL LISTÓN: plantearse no llegar a hacer todo tan absolutamente perfecto, es como dejar un poco de comida en el plato antes de saciarse del todo.

VALORA EL ESFUERZO: lo interesante es el camino, y disfrutar en él. Fijarse solo en el objetivo a veces es frustrante, pues en ocasiones no todo depende de uno mismo.

TRABAJAR LAS CREENCIAS: es importante saber y pensar, que no todo son extremos, y que no todo ha de estar perfecto y que, si no es perfecto, está mal. Hay que ir modificando ciertas creencias limitantes que solo nos perjudican y no nos dejan ser felices.

DISFRUTAR DE LO PEQUEÑO: valorando las pequeñas cosas y disfrutando en ellas y de ellas, es un modo de ir poco a poco. Valorar lo pequeño, es siempre una garantía de satisfacción.

CENTRARTE EN EL PRESENTE: para no ir de aquí allá, o pensar que estoy aquí, pero que ya he de subir el siguiente escalón.

TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN: saber que a veces no todo depende de mí, y que en esos casos, por mucho que lo intente, mi exigencia de perfección poco podrá intervenir.

ACEPTACIÓN: para saber que hay cosas que son así en la vida, solo hay que aceptarlas y no resistirse a ellas. Adaptarse a la vida es algo a veces más interesante que resistirse a ella.

ANSIEDAD VS RELAJACIÓN: trabajar la ansiedad y el estrés suele ser un muy buen ingrediente para ayudar en estos casos. Las técnicas de relajación (que puedes ver en otros artículos de mi blog) son muy potentes para luchar contra la ansiedad que te genera, el que todo no esté siempre perfecto.

CONFÍA Y DELEGA: Confía en los demás y delega, de este modo tendrás otras formas de afrontar y solucionar problema y además te cargas de tareas que te generan ansiedad. Confiar es un punto clave.

FLOW e IMPROVISACION: Deja que en ocasiones las cosas sucedan sin necesidad de planificar hasta el último de los detalles de tu agenda. Deja algo a la sabiduría de la improvisación y de la no planificación y experimenta el gozo del dejarse llevar.

AFLOJA Y FLEXIBILIZA: trata de abrirte a otros horizontes más amplios que los que tú ya tienes, esto te dará apertura y te flexibilizará.

Soy Christine Lebriez

Por mi amplia experiencia de más de 27 años en psicología y coaching empresarial, mi formación internacional y variedad de técnicas; realizo diferentes tipos de intervenciones en función de cada situación y cliente; mi orientación es ecléctica.
Ofrezco soluciones profesionales a los problemas de la vida. Tu problema, es mi problema… Estoy aquí para tenderte una mano, mi pasión y vocación son las personas.
Como psicóloga y coach, mi objetivo es conseguir el bienestar de mis clientes. Aporto herramientas que aprenderás a manejar y aplicarás tú solo.

“Mi pasión son las personas, vivo por y para ellas, en cualquier vertiente, tanto en la clínica como en la empresa; está en mis venas y es mi esencia.”

Quiero compartir contigo mis valores:

  • Sesiones Presenciales y Online: «Siempre que lo necesites podrás contactar conmigo, en cualquier lugar, evitando desplazamientos, en cualquier país en cualquier idioma y cualquier hora (cita previa)»
  • 24 horas de Disponibilidad: Te ofrezco seguimiento continuado y, para ello, estoy disponible 24 horas al día, los 365 días del año. (cita previa)
  • Atención Personalizada: Cada caso es ÚNICO y diferente; combino diferentes técnicas para potenciar unos resultados más efectivos.

Trabajo según cada necesidad y preferencia del cliente. Adapto la sesión a cada caso, es un traje a medida para ti. Realizo una terapia personalizada y a medida atendiendo a cada caso en particular. Tendrás el lujo y el privilegio de tener sesiones exclusivas, únicas y personalizadas adaptadas a tu caso concreto.

  • 27 años de Experiencia con 93,7 % casos de ÉXITO
  • 3 idiomas (español, francés, inglés)
Puedes contactar conmigo siempre que lo necesites y seguirme en mis redes sociales o en mi página web:

CÓMO LOGRAR UN PROPOSITO EN LA VIDA ¡¡ALCANZA TUS OBJETIVOS¡¡

A veces nos perdemos en la vida cuando queremos conseguir algo. Primero está la labor de intentar definir el objetivo o el propósito, labora nada fácil en algunos momentos. Definir las cosas claramente e incluso los pasos a ir dando puede ser de gran ayuda.

Pero una vez definido y aclarado, ¿Por qué algunas personas logran lo que se proponen y otras no? ¿Qué creencias o ideas subyacen en unos o en otros?

Nos encontramos personas con logros alcanzados y otras personas con objetivos abandonados.

Muchas veces, no solo depende de definir bien el objetivo con unas expectativas reales, sino que también hay que tener en ese firme propósito una intencionalidad y por supuesto una autoimagen adecuada y convencida de que lograremos el propósito… ¿Y de qué depende esto último? Te invito a que sigas leyendo y lo descubras:

Un propósito es la intención o el ánimo de hacer o dejar de hacer algo. Es aquello que mueve a una persona a llevar a cabo cierta acción.

Tener un propósito es tener una ilusión, un objetivo, una meta o un fin, sea cual sea.

Eso puede dar sentido a nuestros días, a nuestros esfuerzos y a nuestros sacrificios. El propósito nos impulsa y nos lleva en un camino. Impulsa a llevar la acción a la misma dirección, por eso es muy interesante poder encontrar nuestro propósito. Podemos tener uno o varios, y pueden cambiar o modificarse con el tiempo o las circunstancias, o incluso, una vez hemos logrado tener otros nuevos.

La percepción de control o no control que una persona tiene sobre los eventos que ocurren a su alrededor, son importantes para el curso de su propia vida.

Si el propósito viene motivado desde dentro, es mucho más potente, es lo que denominamos “locus de control interno”. Es decir, que la persona percibe que lo que ha ocurrido externamente es debido a su comportamiento y tiene control sobre las consecuencias externas, que su acción y energía, impacta en lo exterior. Por eso es potente, porque atribuimos los resultados a mi propia actuación, a mi empuje y lo que motiva es mi fuerza interna.

Por ejemplo, una persona con locus de control interno atribuye su felicidad a sí mismo. Si quiere ser feliz, puede trabajar en ello la propia persona, sin necesidad de atribuir su felicidad a elementos externos o materiales.

Pero cuidado, puede suceder también que el propósito venga motivado desde fuera de nosotros, es el “locus de control externo”. En este caso, la persona atribuye que lo sucedido es debido a agentes externos, y que en realidad la persona no ha intervenido en su resultado o lo ha hecho en poca medida, no ha influenciado mucho o nada en lo sucedido. El individuo percibe que un evento externo se ha producido de manera independiente a su comportamiento. Por tanto, el individuo puede asocia al azar, a la suerte, al destino, al karma o a los dioses, el acontecimiento que ha ocurrido.

Por ejemplo, una persona con locus de control externo atribuye su felicidad a otra persona o a la situación.

Hay que matizar que el locus de control es un continuo, y que nadie es 100% locus de control externo o interno, sino que en un mismo individuo va a fluctuar dependiendo de la situación, el acontecimiento, su momento de vida y un sinfín de variables.

Podemos concluir que, ante los logros, los objetivos y las metas que nos proponemos, estos dos conceptos son tremendamente importantes, (incluso y también en el entorno laboral) pues si una persona cree que lo que sucede a su alrededor es fruto de la suerte, del azar, del tiempo, de los demás… atribuyendo el resultado a los agentes externos a su ser, puede que no haga nada para cambiarlo, pues pensará que nada de lo que haga va a influir, aplicando en su lógica el “locus de control externo”

Si una persona considera que su ascenso en la empresa solo depende de la suerte; puede que no se esfuerce para conseguir una promoción, pues mantendrá su creencia de que nada de lo que haga hará cambiar la suerte.

O si una persona piensa que no tiene control sobre la elección del alcalde de su pueblo, puede que no haga nada para cambiarlo, ni siquiera ir a votar. Pero si una persona cree que su voto será importante para la elección del alcalde de su pueblo, entonces se va a sentir mucho más llamado a ir a votar ese día.

Por eso, la sensación de no poder controlar un evento genera frecuentemente un estado de paralización que inhabilita a las personas para alcanzar las metas propuestas.

Sin embargo, una persona con locus de control interno cree en sus posibilidades frente a lo que ocurre externamente y sabe que esforzándose al máximo llegará lejos. Por eso es tan relevante tener bien desarrollado el locus de control interno, ya que es valioso para el desarrollo personal en la vida.

Es capaz de mantener la fuerza, resistir y salir a flote. Las personas con locus de control interno, que atribuyen internamente la causa de las cosas, no son inmunes a los acontecimientos de la vida que todos vivimos, como la muerte de un ser querido, una ruptura sentimental, una mala situación laboral… pero se diferencian de los demás en que son capaces de aceptar de forma robusta estos reveses de la vida y sacan fuerzas de flaqueza para seguir adelante. 

Los individuos con locus de control interno:

  • Se hacen responsables de su propia vida y luchan por sus metas, pues entienden, dependen en gran medida de ellos y sus acciones.
  • Toman responsabilidad de sus acciones
  • Los éxitos son gracias a ellos y los fracasos no los asumen por su culpa.
  • Se sienten seguros ante los retos
  • Tienen sensación de logro cuando alcanzan sus objetivos
  • Tienen más control sobre su vida, creen llevan ellos el timón.
  • Mejora la autoestima en la medida que sus logros dependen de ellos y sus acciones.
  • Tienen un sentimiento alto de autoeficaciao, autoconfianza
  • Son menos influenciables por las opiniones de los demás
  • Suelen ser más felices e independientes
  • Suelen ser más exitosos en el ámbito laboral

Los individuos con locus de control externo:

  • Culpan a las fuerzas externas por sus circunstancias
  • Cualquier posibilidad de éxito se basa en la suerte
  • Asumen los fracasos por su culpa y los éxitos gracias a los demás.
  • No creen que pueden cambiar su situación y nada de lo que hagan va a influir.
  • Se sienten incapaces de afrontar situaciones difíciles
  • Son más propensos a experimentar impotencia
  • Atribuyen a la suerte, el destino, al karma, a las circunstancias o a otros, por sus éxitos
  • No creen que puedan cambiar las situaciones
  • Son más propensos a sufrir indefensión aprendida
  • Son más infelices
  • Suelen ser menos exitosos en el ámbito laboral

Como vemos, es interesante poder potenciar para el desarrollo sano y feliz de los individuos, el locus de control interno vs externo y es algo que muy frecuentemente trabajo con mis clientes a la hora de definir propósitos, trabajar, la felicidad, la autoestima … y un montón de compactos más que son como vasos comunicantes.

Ahora mira como es tu modo de caminar por la vida, y como te posicionas ante ella. Si concluyes que eres más bien un ser “pasivo” que “te dejas vivir por la vida” puede que tus objetivos y propósitos (sean los que sean: laborales o personales) no los puedas controlar.

En lugar de esto, posiciónate como un ser “activo” y que “vives la vida” en lugar de “dejarte vivir por la vida”.

Aunque en ocasiones está recomendado y es sensacional, dejar llevar y fluir por el devenir de las circunstancias y acontecimientos, a la hora de lograr objetivos y propósitos, es incuestionable planteártelo como algo donde tú eres quien puede llegar a lograrlos si te lo propones.

¿Y tu, como actúas frente a tus objetivos y propósitos en la vida?

Te invito a la reflexión y a que adoptes el buen enfoque

Soy Christine Lebriez

Por mi amplia experiencia de más de 27 años en psicología y coaching empresarial, mi formación internacional y variedad de técnicas; realizo diferentes tipos de intervenciones en función de cada situación y cliente; mi orientación es ecléctica.
Ofrezco soluciones profesionales a los problemas de la vida. Tu problema, es mi problema… Estoy aquí para tenderte una mano, mi pasión y vocación son las personas.
Como psicóloga y coach, mi objetivo es conseguir el bienestar de mis clientes. Aporto herramientas que aprenderás a manejar y aplicarás tú solo.

“Mi pasión son las personas, vivo por y para ellas, en cualquier vertiente, tanto en la clínica como en la empresa; está en mis venas y es mi esencia.”

Quiero compartir contigo mis valores:

  • Sesiones Presenciales y Online: «Siempre que lo necesites podrás contactar conmigo, en cualquier lugar, evitando desplazamientos, en cualquier país en cualquier idioma y cualquier hora (cita previa)»
  • 24 horas de Disponibilidad: Te ofrezco seguimiento continuado y, para ello, estoy disponible 24 horas al día, los 365 días del año. (cita previa)
  • Atención Personalizada: Cada caso es ÚNICO y diferente; combino diferentes técnicas para potenciar unos resultados más efectivos.

Trabajo según cada necesidad y preferencia del cliente. Adapto la sesión a cada caso, es un traje a medida para ti. Realizo una terapia personalizada y a medida atendiendo a cada caso en particular. Tendrás el lujo y el privilegio de tener sesiones exclusivas, únicas y personalizadas adaptadas a tu caso concreto.

  • 27 años de Experiencia con 93,7 % casos de ÉXITO
  • 3 idiomas (español, francés, inglés)
Puedes contactar conmigo siempre que lo necesites y seguirme en mis redes sociales o en mi página web:

ESPACIO “MINDFULNESS”, una gran ayuda en momentos de crisis:

Durante la situación de crisis vivida, quienes han tenido herramientas de ayuda psicológica, así como recursos o técnicas de diversa índole, han podido sobrellevarlo de un modo más agradable que el resto. Es interesante conocer y tener recursos y herramientas en nuestro armario psicológico, para poder echar mano de todo ello cuando sea necesario.

Recuerdo el caso de una clienta, de unos 55 años, soltera sin hijos y ejecutiva en una compañía.  Le pillo el aislamiento sola en su casa, de baja laborar, tras una muy delicada operación de cadera, cuya recuperación requería de continuos entrenamientos y visitas al fisioterapeuta para el postoperatorio. Además, su padre había fallecido justo hacía 15 días, y aunque lo pudieron enterrar, la gestión del duelo le pillo en pleno confinamiento.  También, un gran estrés a sumar, ya que había continuas discusiones con la familia respecto a la herencia. Su madre estaba sola en otro domicilio con una cuidadora. 

Tuvo que cortar radicalmente las visitas al fisioterapeuta debido a las medidas de aislamiento, y la falta de movilidad, sumado al estrés de su situación (duelo, familia, trabajo, información continua sobre el covid-19…) le hacían aumentar su nivel de estrés, que a su vez le impedían dormir y además sus dolores se empezaban a incrementar; en definitiva, se estaba dando una situación circular muy negativa con grandes puntas de ansiedad. Pensaba únicamente en el futuro y sus contras.

Natalia había hecho un curso intensivo de “Mindfulness y yoga” todos los fines de semana durante un año justo antes de la operación. Durante el confinamiento, decidió poner orden y en práctica todos y cada una de las metodologías en las que había sido entrenada. Con absoluto rigor y sin saltarse ni un solo paso, todos los días practicaba mañana y tarde una tabla de yoga que había readaptado dada su situación física, y eso sí, un gran programa de meditación 2 veces al día.

Tras una semana incesante en su intento, empezó a notar como podía dormir mejor, sus obsesiones por las noticias y cifras diarias de afectados, las estaba controlando, su dolor de cadera seguía, pero estaba más apaciguado y amortiguado.  Sus pensamientos catastrofistas no eran tan límites y todo ello, en conjunto, producía un menor estrés y además en una mejora física y desde luego de actitud.

***

Como vemos en este caso, sin duda, las técnicas de gran ayuda son todas las que abarcan la meditación, introspección y control mental.

Me gustaría darte una descripción detallada de ellas, ya que es una herramienta de utilidad en muchos momentos críticos de la vida, y obviamente, también en el día a día del ser humano (algo muy habitual en Oriente) manejándose en la vida con la consciencia en cada momento, ya que allí consideran que la actitud meditativa ha de estar presente en todos los momentos de nuestra existencia, incluso en el día a día.  Cuando esta actitud se incorpora en lo cotidiano, se logra un estado mental de apertura hacia lo que la vida trae en cada momento.

Esto no es un dejarse arrastrar por las circunstancias; es realista y aceptar lo que es obvio. Cada situación en una oportunidad para meditar; desde limpiando platos, observando el mar o hacer un ejercicio. Lo esencial va a ser cambiar la actitud con la que me posiciono internamente hacia las cosas que suceden externamente.  Voy a observar con la “consciencia testigo”. 

Si somos capaces de adoptar esta actitud en la vida diaria, obtendremos como resultado una reducción de estrés y de las respuestas emocionales negativas.

Según diversos estudios, mindfulness aporta enormes beneficios, tanto para vivir una vida satisfactoria, como para ayudar a afrontar problemas físicos y psicológicos. Por esta razón, su está cobrando una importancia creciente. Sin duda en la época que nos ha tocado vivir es un gran apoyo y soporte.

¿Pero qué es y que significa esta palabra tan de moda en los últimos tiempos?

Atención plena, o conciencia plena, son los términos traducidos, para hacer referencia al término inglés mindfulness; pero a su vez mindfulness es la traducción de una antigua palabra india, Sati, que significa conciencia, atención y recuerdo. El término mindfulness normalmente se refiere tanto al aspecto procedimental, es decir, a la práctica de una antigua práctica budista de meditación, como también a la genuina experiencia derivada de ella, la conciencia plena.

En definitiva, es una experiencia caracterizada por la conciencia del momento presente, sin juicios y con aceptación.

La experiencia de mindfulness se trata de una estrategia de meditación que pretende la conexión con el aquí y ahora, o simplemente de prestar atención cotidianamente, haciéndonos conscientes de lo que estamos sintiendo, pensando y haciendo en el momento presente, pues la divagación de la mente por los derroteros inciertos del futuro e irrecuperables del pasado suele llevar al abandono de lo que único que es real para el ser humano: su capacidad de actuar en el momento y sobre el contexto presente.

Ahora bien, alcanzar el estado de mindfulness requiere una práctica diligente. El hábito diario de meditación va facilitando la suspensión del juicio, la observación y la aceptación, sin pretender nada más que observar, sin querer cambiar los procesos cognitivos y emocionales que resultan en las distintas esferas de nuestra experiencia. En definitiva, el objetivo del mindfulness es cambiar las relaciones que las personas establecen con los pensamientos, sentimientos y sensaciones físicas que activan y mantienen los estados del trastorno mental.

Por eso puede ser de gran ayuda en nuestro día a día, en un mundo de aborigen y acción y actividad en el que vivimos, peor sobre todo en los momentos de crisis como el del confinamiento provocado por el COVI-19, ya que ayuda a mantener el control y la actividad de nuestros pensamientos

ORÍGENES:

Los orígenes de Mindfulness se apoyan y basan, en las técnicas de meditación orientales, Vipassana y meditación Zen, que son prácticas habituales dentro del budismo.

Aunque existen otras tradiciones budistas (Mahayana y Vajrayana), se considera mindfulness como la piedra angular del budismo Theravada difundido hace 2500 años por el buda Siddharta Gautama en Asia meridional y sudoriental. Theravada es una palabra del idioma pali, compuesta por thera que significa antiguo y vada que se traduce como doctrina, y significa la doctrina o enseñanza de los antiguos. En la doctrina budista, la mente es el punto inicial y lo que se pretende es liberarla y purificarla. Para ello, una de las principales técnicas es la meditación Vipassana, que es clave para alcanzar el nirvana y supone una experiencia directa de nuestra realidad, constituyendo una técnica de auto-observación. En el idioma que se utilizaba en la India en la época del Buda passana significaba ver las cosas de forma corriente, con los ojos abiertos, mientras que vipassana es observar las cosas tal y como son, no como parecen ser.

En la práctica del mindfulness no se hace terapia, ni ningún tipo de diagnóstico.

Se trata de entrenar la atención, para tomar conciencia y conectar con lo que es más esencial en tu vida. La idea es estar presente para ofrecerte la oportunidad de responder a los desafíos con plenitud, usando todos tus recursos. Mindfulness es una forma de prestar atención, de forma consciente, sin juicios, ni rumiaciones al momento presente. La práctica continuada supone grandes beneficios, físicos y psicológicos.  Aporta bienestar personal, mayor presencia y conexión con el momento presente, el entorno y las personas de nuestro alrededor. En definitiva, es como una nueva forma de “estar en el mundo”.

El principal objetivo de Mindfulness es eliminar el sufrimiento inútil mediante la autoobservación y la introspección, procurando, así, las herramientas para afrontar, que no enfrentar, las dificultades del día a día.

Su aprendizaje es un de trabajo vivencial y práctico, acompañado de encuadre teórico y conceptual. Un compendio de ejercicios prácticos y meditaciones.

En el día a día, ¿Cuál es nuestra tendencia natural de funcionamiento? La denominada Mindlessness y justo la contraria al Mindfulness: Vamos de un lado a otro ¡DE MODO REACTIVO Y EMOTIVO¡¡¡, solemos ir de aquí para allá y nos comportamos sin pensar demasiado, en las cosas que hacemos por rutina, casi sin sentido. Podríamos decir que nos manejamos en general en la mayoría de los casos con:

INCONSCIENCIA: Actuamos de modo inconsciente sin ver que es lo más importante en eses momento.

MULTI-TAREAS:  Estamos en la mente con varias cosas a la vez, ejem: vuelvo del trabajo a casa y solo pienso en emails…mi mujer e hija no están en mi mente

AUTOPILOTO Y EMOCIONAL: somos animales de costumbres y rutinas.  Debemos prestar atención al momento y no ir en piloto¡¡¡

En general, es como si llevásemos “EL PILOTO AUTOMÁTICO” (ej: conducir del trabajo a casa…no nos damos ni cuenta del acto de conducir…).
Actuamos sin mucho sentido o de modo no muy interesante para nosotros. Además, hay que sumar que, creemos que nuestros PENSAMIENTOS Y SENSACIONES SON CIERTOS Y VERDADES UNIVERSALES y a veces nos llevan a comportamientos no correctos.  Pero son solo pensamientos sin más. Y, por otro lado, REACCIONAMOS GUIADOS POR LAS EMOCIONES en lugar de por el pensamiento lógico-racional y más efectivo en el momento

Todo esto rara vez en el PRESENTE, pues siempre estamos atrapados en el PASADO Y el FUTURO: volver al pasado o anticipar el futuro, de modo que perdemos el presente al no estar conectado en el momento.

Para nosotros es difícil detenerse y sentir el momento presente en toda su plenitud, especialmente cuando nos abrimos para acoger lo doloroso e indeseable que hay en nuestra vida, no prestamos atención al realizar las actividades, no percibimos las sensaciones que ocurren en nosotros y nos preocupamos del futuro o permanecemos dándole vueltas al pasado.

BENEFICIOS:

Sus ventajas y beneficios, vienen respaldadas por una contundente base científica. Se ha demostrado que la práctica regular de Mindfulness proporciona, entre otros beneficios, cambios a nivel neurológico, permitiendo mejorar la concentración, la memoria, la flexibilidad cognitiva y el funcionamiento atencional; igualmente fortalece el sistema inmunitario y disminuye los niveles de cortisol en sangre, etc.

Se ha demostrado una gran cantidad de beneficios de la práctica continuada del Mindfulness:

  • Incrementa empatía
  • Decrece el dolor, decrece la ansiedad y estrés
  • Permite dar respuestas más habilidosas en situaciones
  • Permite mediar la razón previa a las respuestas compulsivas y automáticas.
  • Nos ayuda a ver la esencia de las cosas
  • Ayuda a que no dispersemos pues mejora la concentración
  • Permite responder de una manera más adaptativa a las circunstancias adversas, aceptando y/o respondiendo de una manera más efectiva, estando más enfocado.
  • Ayuda a encontrar nuestras propias respuestas.
  • Ayuda a enfocarnos y alinearnos con la tarea concreta que estamos haciendo.
  • Permite identificar y desactivar la reacción automática de ansiedad y estrés.
  • Facilita el tener más claridad en la resolución de conflictos.
  • Más templanza en las situaciones difíciles.
  • Nos brinda serenidad y calma.
  • La meditación y control, incrementa la función inmunológica.
  • Efecto inductor de estado de relajación psicofisiológico.
  • La evidencia sugiere que la práctica de mindfulness puede impactar positivamente conductas de salud a través de sus efectos cognitivos, afectivos y psicofisiológicos

El esquema que soporta el Mindfulness, es el siguiente: Incrementa nuestra ATENCIÓN, Con la práctica de la CONCENTRACIÓN, aumentas tu CONSCIENCIA EN EL PRESENTE y así aumentas tu BIENESTAR Y TU CONTROL SOBRE TI MISMO.

Como se ha indicado, la aplicación de mindfulness también incluye prácticas de la meditación Zen. La palabra Zen es la pronunciación en japonés de la palabra china Chan, que a su vez deriva del sánscrito Dhyana, que puede traducirse por meditación. Esta meditación se centra en la respiración y en las posiciones del cuerpo (caminar, estar sentado y tumbado).

Posiblemente, la divulgación de mindfulness se debe sobre todo al monje budista vietnamita Tich Naht Hanh, exiliado en Francia, que utiliza por primera vez el término en su libro El milagro de mindfulness (1975), y que tuvo gran resonancia en el mundo occidental.

Podemos tomar del Zen los siguientes elementos fundamentales relacionados con la actitud de la práctica de la atención plena:

  • No juzgar: abandonar la tendencia a categorizar y a juzgar la experiencia como buena o mala y a reaccionar mecánicamente a la etiqueta que hemos puesto
  • Paciencia: Significa que seamos capaces de respetar los procesos naturales de los acontecimientos y de los eventos internos y no pretender precipitarlos ni forzarlos.
  • Mente de principiante: Se trata de permanecer libres de las expectativas basadas en experiencias previas.
  • Confianza: Responsabilizarnos de ser nosotros mismos y aprender a escuchar nuestro propio ser y a tener confianza en él.
  • No esforzarse: Se trata de abandonar el esfuerzo por conseguir resultados. Con la práctica regular de la conciencia plena, encaminada hacia los propios objetivos, el resultado se producirá por sí mismo

Aceptación: Significa ver las cosas como son en el presente. Supone aceptarnos como somos antes de pretender cambiar.

Los elementos claves son: atención, conciencia y aceptación de la experiencia presente, además es importante el compromiso, la autodisciplina y la intencionalidad durante la práctica.

Pero para comprender el mindfulness la clave es la práctica; es una experiencia vivencial. Implica asumir un compromiso, disponer de la energía y disciplina suficiente para practicar, prestando una cuidadosa atención, con actitud cordial y sin juicio previo.

Durante la práctica se aprende a centrar la atención donde se quiera, evitando que sensaciones, preocupaciones, pensamientos, etc., nos aparten del presente.

En esencia, mindfulness puede considerarse como un fin en sí mismo, una forma de vivir, practicando mientras realizamos nuestras actividades habituales, el ser conscientes de lo que estamos haciendo.

Ahora bien, mantener la atención en lo que ocurre sin pretender cambiarlo y aceptándolo es algo difícil. Llegar a la conciencia plena, exige mucho esfuerzo para cambiar los hábitos de falta de atención y distracción que hemos desarrollado a lo largo de toda una vida.

PRINCIPIOS SOBRE LOS QUE SE APOYA LA PRÁCTICA DEL MINDFULNESS

  • Atención orientada al presente.
  • Aceptación radical de cualquier experiencia, sin evaluación ni juicio previo.
  • Apertura a la experiencia sin elaborar los contenidos de pensamientos que se observan.

Intencional, que supone elegir de forma activa en que implicarse.

Los dos programas de intervención basados en mindfulness que han demostrado utilidad son el Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR, Kabat-Zinn, 1990) y el Mindfulness Based Cognitive Therapy (MBCT, Sega et al., 2002) para prevenir las recaídas en los pacientes con depresión.

Las técnicas y ejercicios prácticos, entre otras que se emplean, son las siguientes.

Autoexploración corporal (body scan).

Meditación mindfulness o vipassana, en posición sentada o bien caminando (ver anexo).

Estiramientos y posturas de Hatha Yoga.

Atención a la vida cotidiana.

Ejercicio de comer una uva pasa con atención plena.

Actividades y ejercicios prácticos pueden ser:

Técnica de la Margarita. “Yo soy el centro”. Reflexión diferentes áreas.

Visualización corto película. Abrir línea de reflexión.

Práctica formal: atención a la respiración.

Práctica formal: escáner corporal

Práctica formal: observar las propias emociones.

Mi cuaderno de bitácora: establecer metas y objetivos.

CONSIDERACIONES FINALES

La práctica continuada de estas técnicas, permiten romper muchos de los círculos viciosos sobre los que se asientan gran parte de los trastornos emocionales.

En situaciones de vida extremas, crisis…o como la vivida durante el CORONAVIRUS, son de gran ayuda.

A pesar de la ingente investigación sobre los efectos terapéuticos de la técnica de mindfulness sobre muy diversos síntomas como el pensamiento recurrente, la expresión emocional negativa o los síntomas psicofisiológicos, el objetivo último y fundamental de mindfulness no es la eliminación de síntomas, sino el crecimiento y la transformación personal, mediante la persecución de metas posibles dirigidas por los valores de la persona.

Se trata de un cambio mucho más profundo y amplio que aquel al que estamos acostumbrados, normalmente el de la eliminación de síntomas o las limitaciones funcionales.

En resumen, Mindfulness es una técnica de meditación, así como una experiencia de la vida cotidiana, que tiene como referencia las prácticas meditativas orientales.

La experiencia de mindfulness implica conciencia del momento presente, es decir, estar en contacto con la experiencia del momento sin juicios, con aceptación y de forma Intencional.

Los componentes principales de mindfulness son: a) autorregulación de la atención y b) orientación a la experiencia con curiosidad, apertura y aceptación.

La autorregulación de la atención y la posibilidad de percibir lo que ocurre de una manera objetiva (repercepción), permiten cambios cognitivos y emocionales que ayudan a conseguir equilibrio y bienestar.

La aceptación, sin juicios, posibilita una relación distinta con la experiencia, especialmente con los pensamientos, emociones y sensaciones negativas que caracterizan los trastornos psicológicos.

Soy Christine Lebriez

Por mi amplia experiencia de más de 27 años en psicología y coaching empresarial, mi formación internacional y variedad de técnicas; realizo diferentes tipos de intervenciones en función de cada situación y cliente; mi orientación es ecléctica.
Ofrezco soluciones profesionales a los problemas de la vida. Tu problema, es mi problema… Estoy aquí para tenderte una mano, mi pasión y vocación son las personas.
Como psicóloga y coach, mi objetivo es conseguir el bienestar de mis clientes. Aporto herramientas que aprenderás a manejar y aplicarás tú solo.

“Mi pasión son las personas, vivo por y para ellas, en cualquier vertiente, tanto en la clínica como en la empresa; está en mis venas y es mi esencia.”

Quiero compartir contigo mis valores:

  • Sesiones Presenciales y Online: «Siempre que lo necesites podrás contactar conmigo, en cualquier lugar, evitando desplazamientos, en cualquier país en cualquier idioma y cualquier hora (cita previa)»
  • 24 horas de Disponibilidad: Te ofrezco seguimiento continuado y, para ello, estoy disponible 24 horas al día, los 365 días del año. (cita previa)
  • Atención Personalizada: Cada caso es ÚNICO y diferente; combino diferentes técnicas para potenciar unos resultados más efectivos.

Trabajo según cada necesidad y preferencia del cliente. Adapto la sesión a cada caso, es un traje a medida para ti. Realizo una terapia personalizada y a medida atendiendo a cada caso en particular. Tendrás el lujo y el privilegio de tener sesiones exclusivas, únicas y personalizadas adaptadas a tu caso concreto.

  • 27 años de Experiencia con 93,7 % casos de ÉXITO
  • 3 idiomas (español, francés, inglés)
Puedes contactar conmigo siempre que lo necesites y seguirme en mis redes sociales o en mi página web: