Christine Lebriez

“DON PERFECT@” EL PELIGRO DEL PERFECCIONISMO Y COMO COMBATIRLO:

Mira, ahí va DON PERFECT@…. Aunque no te lo creas, ser perfecto no es nada divertido. En la mayoría de los casos te va a hacer sufrir, y no vas a lograr la tan deseada felicidad. Esto es así porque, en la realidad de la vida, las cosas no suelen ser nunca perfectas, de modo que puede incomodarte tremendamente vivir en un mundo no perfecto (bajo tu prisma) y para colmo en continuo cambio. Esto hace que estés continuamente rumiando ideas irracionales que pueden afectar realmente tu autoestima.

Por otro lado, las personas altamente perfeccionistas viven en un continuo de estrés y ansiedad, pues han detener todo bajo control para que todo este siempre perfecto. Labor sin duda agotadora y poco excitante.

Te invito a que descubras el mundo interior de las personas altamente perfeccionistas, las consecuencias que conlleva, y como podemos ir ganando la batalla a esta peculiaridad de algunas personalidades.

La paradoja es que además ser perfecto es algo muy bien visto, sin embargo, el precio a pagar y el sufrimiento que conlleva no es nada agradable para quien vive con estos estándares en todas las áreas de su vida. Te invito a que descubras más de este tema en este artículo.

dia dia

La Búsqueda de la Excelencia Continua

Aunque puede que no lo parezca, la búsqueda de la excelencia continua, puede ser una auténtica pesadilla en nuestras vidas.

Sí que es cierto que el afán de superación y la búsqueda de lo siempre bien hecho, son valores y características que nos hacen avanzar en distintas áreas de la vida, pero mucho cuidado, llevado al extremo y mal gestionado puede convertirse en una pesadilla produciendo un gran estrés emocional negativo y perjudicial para el avance que nos lleve incluso a la parálisis, pues “nunca está suficientemente bien”.

Socialmente, además está muy admitido y bien visto el hacer las cosas bien y si es a la primera mucho mejor; de otro modo se suple con esfuerzo y más trabajo.

Pero cuidado, llevado al extremo, puede ser algo muy limitante, paralizante e incluso estar presente en muchos trastornos (ansiedad, depresión, alimentación, trastornos obsesivos compulsivos…)

El exceso de perfeccionismo puede llevarte a proponerte objetivos o metas no realistas o difíciles de lograr, e incluso puede provocar que no tomes decisiones por miedo a equivocarte o a que no esté perfecto. Esto hace no avanzar siendo angustiosamente limitante y no poder tomar decisiones.

Uno puede terminar en un círculo sin salida: si no está perfecto no sigo, y cuando he logrado este bien, ahora ha de estar de nuevo mejor… y así sucesivamente.

ser feliz

El perfeccionismo puede ser ventajoso en ciertas áreas de la vida, pero si es desmedido, tarde o temprano va a causar problemas incluso en el área social, ya que nuestras relaciones se verán afectadas y deterioradas porque la persona que inconscientemente exige, acaba pidiendo a los demás tanto como se pide a si mismo, y puede ser que estos estándares no sean satisfactorios para quienes les rodea.

Además, hay un tema de control del entorno, pues estas personas “Don Perfecto” se sienten bien en la zona que dominan, fuera de la cual, se sienten incómodos.

Si fuésemos absolutamente perfectos no tendríamos nada que hacer, ni nada que aprender, ni nada que mejorar, ni nada que avanzar y como consecuencia no lograríamos ni satisfacción y gozo cuando alcanzásemos nuestros objetivos.

El modo de combatir esto es en marcarse un objetivo menos exigente y demandante, de modo que además nos permita disfrutar y relajarnos. Hay que cambiar la creencia de que lo perfecto es lo único admitido y de que el error es un fracaso (pues no lo es).

Personas Perfeccionistas:

REPITE LAS COSAS: repite sin cesar una y otra vez, hasta que logra la perfección absoluta y total.

SUELE SER EXTREMISTA: suele pensar en términos absolutos y extremos: todo o nada, siempre o nunca, blanco o negro…

SUELE SER MUY CRÍTICO: nunca está satisfecho y siempre va a buscar donde sigue sin estar bien del todo.

AUMENTA SU ANSIEDAD: si algo no es perfecto.

TEME EQUIVOCARSE: al temer no hacerlo bien, no toma ningún riesgo. De modo que disminuye su capacidad de creatividad y aprendizaje.

SUELE SER INDECISO: “don perfecto” suele ser alguien indeciso, y casi siempre está preocupado porque cree que podría haber hecho las cosas aun mejor

TIENDE A AISLARSE: puede buscar la soledad, como alternativa al miedo, a ser valorado negativamente.

SUELEN SER CONTROLONAS: para que nada escape de su zona de dominio, la zona que controlan y no salen de ahí, es la zona de confort y donde se sienten seguros. Fuera de ahí no se sienten bien.

felicidad

¿Qué Podemos Hacer Entonces Para Poder Ser Menos Controladores?

Como podemos observar, en ocasiones, este tipo de actitud ante la vida, puede resultar francamente agotador y además ser fuente de infelicidad, ya que nunca las cosas son como queremos y tampoco todo está estático, sino en continuo cambio.

Bajar El Listón:

plantearse no llegar a hacer todo tan absolutamente perfecto, es como dejar un poco de comida en el plato antes de saciarse del todo.

Valora el Esfuerzo:

lo interesante es el camino, y disfrutar en él. Fijarse solo en el objetivo a veces es frustrante, pues en ocasiones no todo depende de uno mismo.

Trabajar las Creencias:

es importante saber y pensar, que no todo son extremos, y que no todo ha de estar perfecto y que, si no es perfecto, está mal. Hay que ir modificando ciertas creencias limitantes que solo nos perjudican y no nos dejan ser felices.

Disfrutar de lo Pequeño:

valorando las pequeñas cosas y disfrutando en ellas y de ellas, es un modo de ir poco a poco. Valorar lo pequeño, es siempre una garantía de satisfacción.

Centrarse en el Presente:

para no ir de aquí allá, o pensar que estoy aquí, pero que ya he de subir el siguiente escalón.

Tolerancia a la Frustación:

saber que a veces no todo depende de mí, y que en esos casos, por mucho que lo intente, mi exigencia de perfección poco podrá intervenir.

Aceptación:

para saber que hay cosas que son así en la vida, solo hay que aceptarlas y no resistirse a ellas. Adaptarse a la vida es algo a veces más interesante que resistirse a ella.

Ansiedad vs Relajación:

trabajar la ansiedad y el estrés suele ser un muy buen ingrediente para ayudar en estos casos. Las técnicas de relajación (que puedes ver en otros artículos de mi blog) son muy potentes para luchar contra la ansiedad que te genera, el que todo no esté siempre perfecto.

Confía y Delega:

Confía en los demás y delega, de este modo tendrás otras formas de afrontar y solucionar problema y además te cargas de tareas que te generan ansiedad. Confiar es un punto clave.

Improvisación:

Deja que en ocasiones las cosas sucedan sin necesidad de planificar hasta el último de los detalles de tu agenda. Deja algo a la sabiduría de la improvisación y de la no planificación y experimenta el gozo del dejarse llevar.

Flexibiliza:

trata de abrirte a otros horizontes más amplios que los que tú ya tienes, esto te dará apertura y te flexibilizará.

Estoy aquí para ayudarte

Por mi amplia experiencia de más de 27 años en psicología y coaching empresarial, mi formación internacional y variedad de técnicas; realizo diferentes tipos de intervenciones en función de cada situación y paciente; mi orientación es ecléctica.

Ofrezco soluciones profesionales a los problemas de la vida. Tu problema, es mi problema… Estoy aquí para tenderte una mano.

Como psicóloga y coach, mi objetivo es conseguir tu bienestar. Aporto herramientas que aprenderás a manejar y aplicarás tu solo.

“Mi pasión son las personas, vivo por y para ellas, en cualquier vertiente, tanto en la clínica como en la empresa; está en mis venas y es mi esencia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×