Christine Lebriez

¿adict@ a la tecnología? Cómo escapar de la “TECNO-ADICCIÓN”

La vida moderna, nos trae grandes avances, pero es la mano del hombre quien puede convertirlos en algo que se vuelva en contra nuestro.
La adicción a la tecnología o la “tecno-adicción”, forma parte de esos nuevos aspectos a saber gestionar en nuestras vidas en esta era moderna y de avances.
Sin darnos cuenta, y de manera sigilosa y sutil;  la tecnología se ha colado en nuestras vidas, hogares, entorno laboral y en general en casi todas nuestras áreas.
Esto que es un gran avance, hay que saber gestionarlo, de otro modo se convierte en una adición dañina que nos aísla y puede incluso alejarnos de nuestros hábitos sanos.
Si nos convertimos en esclavos de la tecnología, redes sociales, internet… estamos ante una nueva versión de las adiciones. Y como todas las adiciones nos limitan, nos esclavizan y nos pueden arruinar la vida. Porque una cosa es hacer uso de la tecnología, y otra ser dependiente y adicto a ella. 
Acompáñame y te muestro como todos estamos en este mundo, pero de maneras diferentes en cuanto a la intensidad y cantidad de su uso.

Somos esclavos de las pantallas en nuestras vidas. Son una fuente fascinante de información en cualquier momento y, si se utilizan correctamente, pueden ser una herramienta increíble de comunicación, estudio, trabajo…en general han supuesto y siguen suponiendo un gran avance en nuestras vidas en la mayoría de los aspectos.

Adicción a las Redes Sociales

Sin embrago, este gran avance que nos ofrece la tecnología, tiene su lado oscuro en algunas manos humanas: y esto asi porque algunas personas se encuentran pasando demasiadas horas, e incluso un incontable número de horas, cada día delante de las “pantallas” en sus múltiples vertientes.  Y asi se pegan el día desplazándose por las redes sociales, revisando compulsivamente el correo electrónico o en general, simplemente estando en Internet.

Si contásemos el numero de horas-persona-día, que pasamos delante de una de estas pantallas, realmente nos sorprenderíamos.

¿Eres adicto a las tecnologías? Hoy en día es bastante frecuente y común, y hay muchas personas que padecen de este tipo de adicción, aunque algunas ni siquiera lo suponen. Lo más probable es que también lo sean muchas las personas que te rodean o que ves en la cafetería, en el autobús, en la oficina, en las salas de espera del médico…

Curiosamente todo esto tan habitual y común ya en nuestro escenario cotidiano, es un subproducto de crecer en una época en la que las pantallas se han vuelto omnipresentes allá donde vayamos.

Pero nuestra dependencia de los aparatos y la tecnología es más dañina de lo que imaginamos, y ha hecho mucho más que “desconectar nuestra sociedad”: hay estudios que nos advierten de los efectos adversos del exceso de tiempo frente a la pantalla, como los signos de déficit de atención entre los niños que pasan horas y horas al día en las redes sociales y los síntomas similares al TDAH entre las personas mayores de 40 años que utilizan dispositivos digitales de manera descontrolada.

Woman using smartphone. The concept of using the phone is essential in everyday life.

Una cosa es segura, entre los millones de personas, jóvenes y mayores, que se encuentran enchufados a sus dispositivos, aunque sea durante unas horas cada día: todos nos hemos vuelto un tanto dependientes a la tecnología. Ahora bien, depender en cierta medida de la tecnología y los dispositivos, no es lo mismo que ser adicto a todo ello.

Aunque es más frecuente en gente joven, puede sufrirse a cualquier edad. Es importante saber la diferencia entre ser adicto y sólo depender de la tecnología, para poder romper con su adicción.

Hay razones y motivos para explicar esta adicción tecnológica: nuestros aparatos son fácilmente accesibles en cualquier lugar, y son fáciles de usar en cualquier sitio, las conexiones wifi y de línea ya están llegando a casi todos los rincones y sitios recónditos.

No es raro ver a alguien navegando por Internet o en alguna de las muchas redes sociales, en su teléfono móvil, en su ordenador portátil, o en su Tablet, mientras espera en la cola de Starbucks o en la cola de la panadería.

¿Qué es la Adicción a la Tecnología o la Tecno-adicción?

Si te preguntas si eso es lo que eres o no; hay síntomas que podrían ayudarte a descubrirlo:

  • La adicción a la tecnología es cuando no puedes dejar de usar tus dispositivos de modo sereno, sino que se apodera de tu vida y “necesitas continuamente esa dosis” de conexión diaria.
  • En casos extremos, las personas adictas a la tecnología pueden no salir de casa durante semanas.
  • Poco a poco se produce el aislamiento social, ya que dejas de ver y de relacionarte con los demás.
  • Dejas de hacer cosas o actividades que habitualmente hacías.
  • Te sientes inquieto o irritable, con malestar y ansiedad o estrés, cuando no utilizas los gadgets o si no puedes acceder a ellos.
  • Problemas de visión o de ojos: vista cansada, ojo seco… 
  • En muchos casos insomnio o alteración en el sueño, por la hiperactividad durante la conexión
  • Te sientes con una dependencia a “tus aparatos” y al uso de las redes.
  • Tienes un subidón de adrenalina con las nuevas publicaciones en las redes sociales; sientes que el mundo no existe sin acceso a Internet.
  • Empiezas a usar cada día más cualquiera de los dispositivos a tu alcance, hasta que llega un momento en el que ya no eres ni capaz de controlar ni el tiempo que le dedicas ni el uso que le das.
  • Aparece descuido de uno mismo y de la higiene personal por no tener tiempo para dedicarte a ti mismo.
  • Surge dolor de cabeza y a veces de espalda y cuello e incluso de la muñeca o manos, por estar tantas horas en la misma postura.
  • El sedentarismo se empieza a apoderar de tu día a día.

La tecno-adicción no está producida por un solo motivo, sino con un conjunto de variables múltiples que se dan y confluyen al mismo tiempo:

  • Variables neuroanatómicos y biológicas
  • Variables personales: de modo que las personas más tímidas se relacionan mejor a través de las tecnologías, pues no se requiere es vis-a-vis o la presencia física.
  • Variables psicológicas de Internet: en sí ofrece un refuerzo muy inmediato y rápido, pero encima es intermitente (así que poco predecible, con cierta dosis de incógnita y sorpresa).
limerente

¿Cómo Puedo Hacer Frente a mi Adiccón? Tratamiento de la Adicción a Internet

Si intervienen los familiares o personas cercanas es de gran ayuda en la intervención y tratamiento asi como la prevención de recaídas.

En algunos casos, puede ser necesario utilizar fármacos para controlar los síntomas físicos o emocionales acompañantes, como la ansiedad o el insomnio. En general hemos de atender a:

  • Trabajar el control de impulsos.
  • Aprender el manejo de emociones.
  • Usar estrategias para afrontar el estrés…
  • Pactar las horas de uso del ordenador (no más de 1,5-2 horas diarias, con la excepción de los fines de semana).
  • Colocar el ordenador en un lugar común de la casa, como el salón.
  • Fomentar actividades sociales.
  • Potenciar aficiones como el deporte, la lectura o el cine.
  • Favorecer la comunicación y el diálogo en la familia.
  • Ayudarte y apoyarte de personas cercanas (familiares, pareja, amigos…) que participen en la terapia
  • Desconéctate de tus dispositivos. Esto es importante porque si no lo haces, nunca podrás saber si hay algo mejor ahí fuera.
  • Tómate un descanso cada día, pasa tiempo con tus amigos y familia y haz cosas que te hagan sentir bien contigo mismo.
  • Encuentra algo más que hacer con tu tiempo. Si necesitas un pasatiempo, busca alguna manualidad o hobbies.
  • Tus amigos es una parte importante de la vida: te da la oportunidad de conocer gente nueva y aprender cosas nuevas sobre ti mismo y sobre los demás.
  • Saber cuándo descansar de una sesión de pantalla y cuándo no. Mirar continuamente el teléfono, incluso en compañía de otras personas, puede ser un gran signo de adicción.
  • Si llevas una hora con el teléfono viendo Netflix de forma compulsiva y tiendes a perder la noción del tiempo cuando haces algo online, puede que tengas una adicción.
  • Saber cuándo hay que hacer una pausa en una sesión de pantalla y cuándo no.  Establece descansos
  • Tómate un tiempo en la naturaleza
  • Escapa del mundo moderno y tómate unas vacaciones. Un viaje puede ser todo lo que tu cuerpo necesita para romper con lo que estás haciendo.
  • Rodéate de cosas que te hagan feliz.
  • Habla contigo mismo como si fueras un amigo.
  • Habla con otra persona. Puedes sentirte mejor si puedes hablar de lo que te molesta. Hablarlo es una buena manera de deshacerse de la tensión y del estrés de ser adicto a la tecnología por un segundo.
  • Comprueba de vez en cuando tu estado de ánimo.

Estoy aquí para ayudarte

Por mi amplia experiencia de más de 27 años en psicología y coaching empresarial, mi formación internacional y variedad de técnicas; realizo diferentes tipos de intervenciones en función de cada situación y paciente; mi orientación es ecléctica.

Ofrezco soluciones profesionales a los problemas de la vida. Tu problema, es mi problema… Estoy aquí para tenderte una mano.

Como psicóloga y coach, mi objetivo es conseguir tu bienestar. Aporto herramientas que aprenderás a manejar y aplicarás tu solo.

“Mi pasión son las personas, vivo por y para ellas, en cualquier vertiente, tanto en la clínica como en la empresa; está en mis venas y es mi esencia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×