Christine Lebriez

Como evitar pensamientos intrusivos

“PIENSO, LUEGO EXISTO” pero ¿cómo estás pensando?…. En muchas ocasiones nuestra cabeza puede ser un hervidero de ideas, pensamientos que van en un sentido y otro, como una lavadora que centrifuga… Solo que la lavadora para y nuestra cabeza a veces no para, la dejamos como en piloto automático con un sinfín de pensamientos intrusivos que la mayoría de las veces son destructivos o no conducen a ningún sitio.

Tomar consciencia del automatismo de nuestros pensamientos es crucial, y además darse cuenta que la mayoría de las veces nos preocupamos por cosas que no tienen relevancia; es más, nosotros ya nos encargamos de darle más relevancia, importancia y tensión de la que puedan tener en la realidad.

No se trata de ver la vida de un falso color de rosa, se trata al menos de ver la vida con realidad, y del modo más objetivo posible, solo así podrás dominar el posible mal que pueden hacerte tus pensamientos.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Los pensamientos intrusivos pueden ser muy perturbadores y es comprensible querer detenerlos. A veces llevan tanto tiempo que ya te has acostumbrado a ellos y te parecen “normales” cuando en realidad no lo son; solo que se han apoderado de ti. Ahora te toca una labor de consciencia, de darte cuenta en todo momento y de no aceptarlos como buenos y reales, ese es el primer paso. Una vez que los has “detectado” y los sostienes o retienes sin dejarlo avanzar, puedes pasar a cuestionarlos y ver de modo objetivo la veracidad de tus pensamientos y cuanto se ajustan o no a la realidad. Se trata de “poner en tela de juicio tus propios pensamientos” y evitar esos pensamientos malos involuntarios.

¿Cómo evitar pensamientos intrusivos?

Aquí hay algunas técnicas que podrían ayudarte a evitar pensamientos intrusivos:

Practica la atención plena: La atención plena es una técnica que consiste en prestar atención al momento presente sin juzgarlo. Puedes practicar la atención plena mediante la meditación, la respiración consciente o simplemente prestando atención a lo que estás haciendo en el momento presente.

Haz ejercicio: El ejercicio puede ayudarte a reducir el estrés y la ansiedad, lo que a su vez puede disminuir los pensamientos intrusivos. Además, el ejercicio te ayuda a liberar endorfinas, que son sustancias químicas en el cerebro que te hacen sentir bien.

Habla con alguien: Hablar con un amigo o un terapeuta puede ayudarte a procesar tus pensamientos y sentimientos. Además, pueden ayudarte a encontrar estrategias para manejar tus pensamientos intrusivos. La ayuda de un profesional de la psicología es siempre la mejor indicación cuando todo ya te resulta limitante.

Escribe tus pensamientos: Escribir tus pensamientos puede ser una forma de sacarlos de tu cabeza y procesarlos. También puedes utilizar la escritura como una forma de identificar patrones en tus pensamientos y encontrar maneras de cambiar esos pensamientos malos involuntarios

Limita la exposición a estímulos estresantes: Si hay algo que está causando tus pensamientos intrusivos, trata de limitar tu exposición a ese estímulo. Por ejemplo, si las noticias te hacen sentir ansioso, trata de limitar tu consumo de noticias. No te expongas a aquello que no te ayuda, más bien al contrario, busca aquello que te ayude y sea bueno para ti; sé selectivo.

Prueba la técnica “Detener y cambiar”: Cuando te des cuenta de que estás teniendo un pensamiento intrusivo, detente y reemplázalo por otro pensamiento más positivo o neutral. Por ejemplo, si estás pensando en un fracaso reciente, detén el pensamiento y cámbialo por uno sobre algo que te hace feliz.

Crea una lista de tareas pendientes: A veces, nuestros pensamientos intrusivos son el resultado de preocupaciones sobre cosas que tenemos que hacer. Hacer una lista de tareas pendientes puede ayudarte a liberar tu mente de estas preocupaciones y enfocarte en lo que tienes que hacer. No te agobies ahora por hacer toda tu lista de cosas de golpe, ve poco a poco, establece prioridades y vas haciendo conforme te organizas.

Practica la relajación muscular progresiva: La relajación muscular progresiva implica tensar y relajar los músculos de tu cuerpo para reducir el estrés y la ansiedad. La relajación progresiva de Jakobson trabaja la tensión y distensión del cuerpo, miembro a miembro pasando por cada uno de ellos hasta que se van controlando. Es una de las técnicas más eficaces para el control de la tensión muscular. Hay que ser consciente en cada momento de como tensamos nuestro cuerpo y como lo destensamos. Una vez controlada la técnica es de gran utilidad en situaciones de estrés y ansiedad.

Cambia el ambiente: Si estás teniendo pensamientos invasivos en un lugar determinado, intenta cambiar de lugar. Sal a caminar, cambia de habitación o haz algo para cambiar el ambiente y distraerte de tus pensamientos. Puede que tengas asociado determinados lugares a determinada maneras de pensar o determinada “tendencia a pensar” de un modo u otro

Haz algo que disfrutes: Hacer algo que te gusta puede ayudarte a distraerte de tus pensamientos intrusivos. Dedica tiempo a una actividad que te haga feliz, como leer un libro, escuchar música o practicar un hobby. Es algo personal, cualquier cosa que te guste y te ponga en contacto con el goce y disfrute.

Recuerda que estas técnicas pueden no funcionar para todos, y puede ser necesario probar diferentes estrategias para encontrar la que mejor funcione para ti.

De todos modos, es interesante que sepas que los pensamientos invasivos son comunes y que no eres el único que los experimenta. Si los pensamientos intrusivos están afectando significativamente tu vida, considera hablar con un profesional de la salud mental; yo estoy a tu entera disposición.

2 comentarios en “Como evitar pensamientos intrusivos”

  1. Ana África Castilla Carbajo

    Son muchas las veces que hemos conversado aobre los pensamientos obsesivos y la “parada de pensamiento”. Es una, mejor dicho, son varias técnicas que se aprenden. Lo más importante es insistir en encontrar las que funcionan para cada uno.
    He sacado una enseñanza: la mayor parte de los pensamientos intrusivos son inútiles y tramposos, razón por la cual debemos desecharlos. No digo que todos lo sean pues algunos nos avisan de situaciones y “deberías” que nos conviene enfrentar o desechar.

    Gracias Christine por ampliarmos el abanico de posibilidades para echar los pensamientos estériles que a veces os invaden.

    1. Estimada ANA, como muy bien sabemos, tener pensamientos obsesivos es algo agotador, y la mayoría de las veces de gran utilidad.
      solo una mínima parte de lo que pensamos es realmente preocupante, el resto es “nuestra batidora mental” que no para de darle vueltas incansablemente a lo mismo y del mismo modo.
      Por eso es importante: DARSE CUENTA (ante todo) para asi tomar consciencia y PROCEDER AL CAMBIO.

      Gracias a ti por tu confianza infinita,

      Christine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×