Cómo llevarte bien con tu ex

En ocasiones poder poner fin a una relación se torna en una pesadilla, tanto para quien decide dejarlo como para la otra parte. Además, si por algún motivo estamos sentenciados a mantener relación con nuestro ex, todo es aun mas difícil. En muchos casos hay un tsunami de emociones incontrolables, faltas de limites y de respeto que nos hacen quedarnos en el mismo sitio, sin poder avanzar. Esto nos va minando y empeorando aun mas la posible futura relación que pasaremos a tener con nuestro ex. Aquí te doy la explicación básica de lo que sucede cuando una relación llega a su fin, con planes y proyectos truncados, y como usando la inteligencia emocional, podemos sin duda intentar “crear un nuevo estilo de relación” con unos mínimos para llevarnos correctamente.  

Al igual que una pareja acuda al abogado para tratar los temas materiales de la separación, es muy interesante que si la pareja no llega a gestionar emocionalmente bien la separación, puedan acudir a un especialista que les guie en este proceso.

Hay parejas que cuando ponen fin a su relación, abren el melón del infierno durante un largo tiempo. Otras, sin embargo, consiguen tener una buena relación, incluso más que cordial, e incluso en algunos casos tan bien de nuevo, que pudieran generar celos a la nueva pareja.

Hay muchas parejas que consiguen reconducir su relación tras poner fin a la misma.

No debería de extrañarnos tanto, ya que se supone hablamos de personas maduras, equilibradas y con sentido común, capaces de reconducir todo tras llegar a la conclusión de que están mejor cada uno por su lado, pese a haber compartido parte de su vida juntos.

Sin embargo, es muy habitual encontrarnos justo con lo contrario, escenarios donde el contacto con el ex, puede llegar a ser una verdadera pesadilla. Las rupturas sentimentales, ya sean divorcios, separaciones o rupturas, suelen ser escenarios donde se aflora lo peor de cada uno de los miembros de la pareja, donde ya ni los limites se respetan. No es tan obvio ni sencillo aprender a llevar un nuevo estilo de relación con tu ex; con la persona que has convivido y creado planes o cuando menos diseñado un proyecto con ilusiones de cara al futuro.

Si hay hijos en la ecuación, el escenario se torna aun mas complejo.

Es por eso que es vital RECONDUCIR la situación para facilitar que ambas partes puedan llegar como poco a unos mínimos correctos de respeto para facilitar el entendimiento. Pero ya no solo por los niños (que por supuesto) sino por uno mismo, para poder cerrar bien algo que tuvo significado en el pasado. Cerrar algo bien para darle su espacio en la línea del tiempo de nuestra vida, nos permite cerrar una puerta para abrir otra, o al menos seguir caminando para descubrir nuevos paisajes.

Mantener además una relativa buena relación con tu -ex, tiene sobre todo más ventajas que inconvenientes además de evitar el estrés que pudiera haberos llevado ya a un gran desgaste. Piénsalo bien, para respira y piénsalo de nuevo, es mas productivo, beneficioso y ventajoso intentar llevarte bien. Idealmente a estoy hay que sumar dosis de respeto, de modo que se puede asumir que ahora cada uno llevara la vida por su lado. Esto es un ejercicio de madurez y de aceptación.

¿Qué podemos hacer para llevarnos bien con l@s EX?

El DIALOGO: donde se puede discutir de modo civilizado cada una de las decisiones y como se va a hacer a partir de ahora.

ACEPTACION Y REALISMO: poner una dosis de cordura y aceptar que a partir de ahora va a ser toros estilo y otor modo de relacionarnos con esta persona

TACTO: Aceptar que se ha terminado y echar mano del tacto, cautela y templanza. Poner dosis de inteligencia emocional e ir solventado los problemas o los encuentros según poco a poco van viniendo.

EL PASADO: estar rumiando el pasado no nos va a servir para avanzar ni para poner fin. Es mas inteligente asumir que aquello que hubo ya no es, y que ahora es de otro modo. Sino estarás siempre en el ayer y no podrás estar en el aquí ni en el mañana.

MANEJO DE EMOCIONES: es importante no saltar como un volcán ante cualquier dato relacionado con nuestro EX. Podemos tener como es normal sentimientos de rabia, frustración, fracaso, culpa, desesperanza, celos…pero saber manejar el cóctel de emociones que nos invaden es esencial para no llegar a descontrolarnos y desequilibrarnos. El coste emocional es un alto precio a pagar, por eso saber gestionarlo es importante. Si no puedes tu sol@, acude a un psicólogo que te ayuda a entender y canalizar esas emociones. Minimizar las emociones como : rabia, odio, culpa… ayuda a aceptar antes lo sucedido y poder pasar a nuevas fases.

PACIENCIA y COMPRENSION: a veces es necesario un cierto tiempo. Sobre todo, si la decisión de ruptura es unilateral. Puede ser que la otra parte no lo desease y que eso le lleve un tiempo asumirlo, aceptarlo e incorporarlo como nuevo guion en su vida.

SER FLEXIBLE: Hay que empezar siendo algo flexible si es posible, con las nuevas normas y costumbres, ya que están seguramente van a tener que cambiar.

BORRON Y CUENTA NUEVA: es fundamental adaptarse al nuevo escenario. Ninguno de los miembros tiene derecho sobre el otro, ni control sobre el otro. Tu ex ahora ya es libre de hacer lo que quiera con quien quiera, incluso si hay niños, claro está dentro de un orden.

NO INTROMISIONES: no podemos pues entrometernos ya en la vida del otro, ni controlarlo. Hay que pasar a poner espacio y limites donde quizás antes no los había. Esto es un ejercicio a ir haciendo poco a poco.

ACUDE A UN ESPECIALISTA:

Aun con todo hay muchas parejas que necesitan ayuda o guía psicológica a la hora de separarse. Si una pareja a la hora de dejar su relación, está en un torbellino emocional, y con ida y venida de cuchillos ensangrentados emocionalmente; lo mejor es que se dejen ayudar por un psicólogo; al igual que el abogado se encargara de la parte mas material, el terapeuta les ayudara a hacer las cosas mas civilizadamente, y en un mejor entorno para elaborar la ruptura y la nueva relación que han de llevar en caso de que se ven obligados a ello.

En el caso de que una de las partes no desee la separación, se producirá una fase inicial de negación. Esta fase, natural en el proceso, puede albergar aun esperanzas de que la otra parte vuelva. Lo mejor es dejar todo claro ante el tsunami emocional.

Cada pareja es un mundo y lo que se genera entre ellos depende de una gran cantidad de variables. Por eso es difícil hablar de tiempos, pues va a depender de muchos factores, motivos de la ruptura, si hay acuerdo por ambas partes, el tipo de vínculo… Así como cada uno tendrá una velocidad diferente para ponerse de nuevo a caminar de manera independiente.

Lo saludable es tomar el tiempo y el espacio necesario, y esto es único en cada pareja y en cada persona.

Add a Comment

You must be logged in to post a comment