La autoestima en adultos

La autoestima en adultos

A menudo el tema de la autoestima se discute en el contexto de un adolescente o un niño.  Sin embargo, aunque no se hable tanto de ello, los temas de autoestima pueden impregnar también la edad adulta.

La principal diferencia es que los niños y los adolescentes a menudo se ven afectados por su baja autoestima y los problemas que acarrea y con los adultos, la disculpa, no siempre es tan fácil de conseguir porque deberían “saber más”.

¿Cómo pueden los adultos saber más de este tema si nunca se les enseñó esas habilidades en primer lugar?  Puede que los adultos no hayan recibido de sus padres un ejemplo correcto de autoestima simplemente porque no estaban en condiciones de darla, pero nunca ¡es demasiado tarde ¡Como adultos, hay muchos lugares y recursos que puedes aprovechar para aprender hábitos saludables de autoestima, a cualquier edad y ¡nunca es tarde para mejorarla ¡

Los problemas de autoestima de los adultos a menudo giran en torno a “uno mismo” y busca como compensar sus deficiencias percibidas. Se obsesionan con la idea de que la gente no los despreciará a menos que sobresalgan.  El impulso y la motivación son cosas buenas porque nos incitan a ir más allá de nuestras capacidades, sin embargo, hay veces en que esto en exceso, no es todo bueno.

Por ejemplo, los problemas de baja autoestima de los adultos pueden llevar a alguien a llegar al extremo y convertirse en un adicto al trabajo.  De esta manera, el individuo puede dibujar una sensación de logro a través del tiempo invertido en el trabajo. Este enfoque puede funcionar hasta cierto punto, pero ¿qué sacrificas en el proceso? ¿Qué precio has de pagar por esto?  Tiempo con la familia y los amigos, oportunidades perdidas para fortalecer y reforzar los lazos y crear recuerdos…

Otro síntoma de los problemas de autoestima de los adultos es la sobrecompensación; al volverse argumentativos o narcisistas, desarrollan la actitud de “saberlo todo” que es autodestructiva y que les cuesta relaciones preciosas, porque, ¿quién quiere estar cerca de alguien así?

Hay formas en que tú como adulto puedes sin duda reconstruir tu autoestima y puedes empezar con algo tan básico como hacer una lista de las cosas que son positivas en tu vida, aunque al principio esto puede parecer un desafío y pueden requerir la ayuda de un amigo para que te ayude a completar tu lista.  Escribe lo que has logrado en tu vida sin importar lo poco o mucho que hayas logrado.  Haz una lista de sus puntos fuertes y elimina los aspectos débiles de tu vida.  Una vez que hayas hecho esto, comenzarás a sentirte mejor contigo mismo.

Veras como hacer este ejercicio no ofrece una solución a largo plazo, sino que proporcionará un alivio inmediato, así que siéntate y empieza ahora mismo.  Cuando se trata de una solución a largo plazo, una persona necesita sentarse y pensar en cómo puede cambiar la forma en que ve la vida, cómo reacciona ante las personas y las situaciones que le rodean. Pero lo que te propongo aquí es inmediato.

Elimina los patrones de pensamiento negativos y reemplázalos por pensamientos positivos constructivos y cada vez que te encuentres volviendo a tus hábitos negativos, interrumpe inmediatamente el viejo tren de pensamiento y llénalo con algo positivo.

Una nueva moda en Internet es la de hacer una serie de pruebas psicológicas para determinar tu estado de ánimo o mental actual.

Ten mucho cuidado con esto, pues hay personas que toma estas pruebas como entretenimiento sin más, pero otras las toman muy en serio. Hay que tener en cuenta que estas pruebas no son el equivalente a una evaluación de un profesional de la salud mental y a menudo no son la prueba oficial para hacer un diagnóstico válido adecuado; además pueden no revelar la verdadera gravedad de la baja autoestima ya que algunas de las pruebas no son lo suficientemente sensibles o detalladas para dar un resultado preciso.

Add a Comment

You must be logged in to post a comment