Imagen 1

La era del COVID-19 y la pandemia psicológica

En la situacion en la que seguimos, estamos pasando por niveles de miedo, incertidumbre, pérdida de empleo y dolor a niveles al que no estábamos habituados.

Estamos sufriendo, algunos más que otros, pero todos; las consecuencias psicológicas y de salud mental de esta pandemia.

Tenemos que aprender a manejarnos y enfrentar mentalmente el escenario de la obra en la que estamos siendo protagonistas. Toda la humanidad comparte un mantra comun: “todos contra el Covid-19”.

Como consecuencia podemos detectar una generalidad humana varios aspectos psicológicos:

  1. Estamos ansiosos, deprimidos y traumatizados:

Tampoco parece que nos estemos acostumbrando a la vida de la pandemia. Y esto hace que se genere un círculo vicioso ya que el estrés y la ansiedad alimentan el mal sueño. Cuanto más nos quedamos despiertos por la noche durante la pandemia, más repetimos nuestras preocupaciones sobre las que no tenemos control y así empeora nuestra salud mental.

Las personas estan experimentando altos síntomas de estrés, ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático (TEPT) así como signos de depresión.

  1. La Soledad:

Las indicaciones de quedarse en casa y el distanciamiento social han dejado a mucha gente aislada, así que es habitual y normal nos sintamos solos, incluso volvernos solitarios y ser menos sociables que antes. A veces incluso estamos ya perezosos, como fagocitados ante la situación.

Las llamadas telefónicas y videoconferencias con familiares y amigos pueden ser de ayuda, incluso puede dar un nuevo sentido de unión.

El sentimiento de estar juntos en esta batalla humana, puede dar un cierto sentido de unión en un lema mundial: “todos contra el virus”

  1. La violencia y la agresividad aumentan

Naciones Unidas ha pedido que se adopten medidas mundiales inmediatas para combatir la creciente violencia contra las mujeres y las niñas durante la pandemia.

Según informes, la violencia doméstica está aumentando en todo el mundo.  La gente está atrapada en casa y las llamadas a las líneas de ayuda aumentan.

La amenaza de abuso está agravando el estrés, la ansiedad y el miedo que muchas personas ya están experimentando durante la pandemia.

  1. Los efectos dependen de la personalidad, estilo de vida y demografía

Mientras que las personas mayores tienen mayores riesgos de salud por COVID-19, parece que son las personas más jóvenes las que están luchando emocionalmente.

Según estudios realizados los jóvenes tienden a estar más deprimidos, ansiosos, estresados y traumatizados en la era de COVID-19.

La causa podría ser las alteraciones en sus rutinas, sobre todo en el caso de los universitarios que han tenido que adaptarse a la educación en “línea”. Cuanto más afecta la pandemia a la vida cotidiana de las personas, más ansiosas se sienten.

La personalidad también influye en cómo nos va en los tiempos difíciles. Dos rasgos relacionados que parecen importar durante la pandemia son nuestra capacidad de tolerar la incertidumbre y nuestra capacidad de tolerar la angustia. Aunque es difícil para cualquiera luchar o enfrentarse a lo desconocido, algunas personas se sienten menos cómodas con ello que otras. Y en este momento, son esas personas las que parecen estar rumiando más, sintiendo más miedo, y experimentando más depresión, ansiedad y PTSD.

  1. Es peor para los grupos desfavorecidos

En estudios realizados mundialmente, los investigadores observan qué otros factores podrían hacer que las personas fueran vulnerables a problemas de salud mental durante la pandemia.

Por un lado, las personas con mala salud o enfermedades crónicas tienden a tener mayores síntomas de estrés, ansiedad, depresión y TEPT.

Además, sus ingresos y su educación también importan. Cuanto menos estables sean sus ingresos y menos educación tenga, según los estudios, más ansiedad, depresión y estrés experimentará.

El psicologo americano, David Sbarra indica “Si bien los estadounidenses pueden estar luchando con los desafíos emocionales de la pandemia, es un hecho ineludible que las personas que se encuentran más abajo en la escala socioeconómica están luchando más”

  1. La situación laboral es importante

Una de las mayores perturbaciones en nuestra vida cotidiana de hoy en día es, cómo la pandemia ha afectado a nuestro trabajo.

Médicos, enfermeras y paramédicos están asumiendo la estoica tarea de atender a los pacientes de COVID-19, mientras que otros trabajadores esenciales se están poniendo en riesgo para vender comida, entregar el correo y recoger la basura. Muchos trabajos de oficina han pasado a ser trabajos remotos, pidiendo a los empleados que se aíslen en sus casas, y muchos de ellos hacen malabarismos precarios con el trabajo y el cuidado de niños o ancianos.

Otras personas no han podido continuar trabajando durante la pandemia, esperando el momento en que se les llame de nuevo (o no), mientras que algunos han sido despedidos por completo.

En general, las personas que no pueden trabajar temporalmente, incluso si no son despedidas, tienen peor salud mental.

Por otro lado, los que trabaja desde casa, está más angustiados con su vida, ya que aun no nos hemos adaptado a este nevo ritmo que se nos impone.

Como conclusión: Hay muchas cosas que no podemos controlar en esta situación, que es estresante en sí misma, pero ¿qué puedes controlar? Esa es la pregunta clave que hay que hacer.

Estar informado ayuda a reducir la incertidumbre y la ansiedad, pero sobrecargarse de información también puede ser inquietante.

En la vida normal y en una pandemia, nos va mejor cuando tratamos de mantenernos conectados en nuestras relaciones, enfrentar el estrés de manera saludable y encontrar un sentido a la vida.

Lo que estamos pasando ahora mismo es un trauma, o al menos, un factor estresante importante a escala mundial. Este es uno de esos momentos en los que la vida es realmente más difícil por un poco o mucho, dependiendo de tu situación.

Sentirse mal es parte del ser humano, y en este momento, eso es algo que muchos de nosotros tenemos que enfrentar, incluso mientras trabajamos para sentirnos mejor, mantenernos conectados y ayudar a los demás.

Add a Comment

You must be logged in to post a comment